Jueves, 04 Enero 2018 03:19

Ferdinand, por un puñado de flores

Valora esta película
(0 votos)

Munro Leaf fue un escritor e ilustrador norteamericano especializado en literatura infantil cuyo éxito más grande fue "El toro Ferdinando", un relato arraigado en la cultura española de las corridas de toros y centrado en un personaje que desea cambiar su destino por más imposible que sea.

El cuento, de 1936, fue adaptado por Walt Disney para la RKO con el título del libro, y en él, no sólo se podía vislumbrar el potencial de Disney como creador, sino que, además, se presentía la capacidad del relato para impulsar un largometraje enfocado en los valores que contenía y en el análisis de la cultura española con su folklore y costumbres.

Curiosamente, y a más de ochenta años de la creación del personaje, el brasileño Carlos Saldanha (Río, La Era de Hielo) es el encargado de llevar una vez más la historia del toro a la pantalla grande en Olé, el viaje de Ferdinand (Ferdinand, 2017), un director que ya es un especialista en trascender las narraciones con detalladas escenas y dibujos que promueven el sentido de pertenencia de los países que utiliza como fuente de inspiración.

En esta oportunidad Ferdinand es presentado, en una primera instancia, como el más débil del corral en el que se crían futuros ejemplares a utilizar en la plaza mayor de corridas. Dueño de una sensibilidad única, Ferdinand sueña con poder evitar la arena de la plaza, lugar en el que ha perdido a su padre. Las vicisitudes querrán que un día logre escapar del rancho y sea adoptado por una niña llamada Nina.

Un día, como cualquier otro, la niña y su padre deciden llevar las flores que cultivan a la feria del pueblo, y Ferdinand se aparece en el lugar y luego de generar un caos, la policía lo neutraliza. A partir de ahí, su regreso al rancho donde se entrenan a asesinos para las corridas será inevitable.

Carlos Saldanha logra transmitir el espíritu del relato de Leaf aggiornandolo y brindando nuevos personajes (la cabra, tres erizos) que aportan el humor a la historia para generar el alivio necesario ante el inevitable destino final del toro.

La música presente en cada escena, como así también la colorida puesta, suman detalles en cada intervención del toro y sus aliados, reforzando la pertenencia de la historia a la cultura hispanoamericana (algo que en breve hará Coco, de Disney) apoyándose en las particularidades y localismos para generar una historia global en cuanto a subtramas y temas: Familia, amistad, trabajo en equipo, amor, pasión, esfuerzo, sumando otras cuestiones relacionadas a la identidad y el poder ser sin falsas expectativas sobre aquello que los demás piensan.

En la versión original un dream team de comediantes y figuras ponen su voz a esta historia que, no por ser ya conocida, deja de sorprender con su mensaje claro y concreto de búsqueda y afirmación del ser.

Fuente: www.escribiendocine.com

Visto 29 veces

Aviso Cineart niños miércoles

cumpleaños.jpg

publicidad-de-sala